Reabrió la estación Plaza de Mayo después de meses de funcionar con un recorrido limitado. Y el boleto no para de aumentar.

Desde el sábado, la línea A de subtes recuperó su cabecera de Plaza de Mayo y volvió a prestar recorrido hasta la estación San Pedrito. Según informó el gobierno porteño, “Los trabajos en la estación consistieron en cambiar los dispositivos que permiten a los coches pasar de una vía a otra durante su recorrido, una obra similar a las que llevamos a cabo en las estaciones Retiro y Constitución de la Línea C durante 2016 y 2017. Además, realizamos obras de señalamiento.”

El costo, sigue subiendo. Más allá de esta noticia -que no modifica demasiado la vida de los porteños- sí vale recordar que los usuarios del subte continúan experimentando aumentos, el último plasmado el pasado 19 de noviembre cuando la tarifa pasó a costar $13,50. La suba de un peso se llevó a cabo con otra promesa poco alentadora: continuará subiendo de a un peso por mes hasta llegar a $16,50.

Por suerte continuará vigente el beneficio a los pasajeros frecuentes, es decir, quienes realizan más de 20 viajes por mes. De esta manera, quienes utilicen el subte entre 21 y 30 veces abonarán $10,80, quienes hagan de 31 a 40 viajes $9,45, y de 41 viajes en adelante $8,10. Este beneficio se complementa con el de la Red SUBE, a través del cual se realizan descuentos del 50% y 75% a las personas que combinen dos o más medios de transportes en el área metropolitana.

El dato: el aumento anterior había sido en el mes de agosto, cuando se operó un veradero tarifazo, llevando el costo del boleto de $7,50 a $12,50. Y no hubo aumentos posteriores -hasta este- por el recurso de amparo presentado por diputados del Frente de Izquierda, quienes habían logrado un fallo en primera instancia para frenar los aumentos. Esto se vino abajo con un fallo de apelación conseguido por el gobierno de la ciudad, que permitió el aumento.