La 29na. Maratón de Buenos Aires convocó, el pasado domingo, a más de 9 mil corredores que participaron de los 42 K por las calles de la ciudad. Los keniatas dominaron el podio en varones y mujeres.

El pasado domingo se llevó a cabo una nueva edición de la Maratón de Buenos Aires, emblemática prueba que recorrió, desde el barrio de Belgrano, diferentes puntos de la ciudad a lo largo de 42 kilómetros y 196 metros. Con récord de participantes –como había sucedido hace meses en la media maratón- la prueba registró nada menos que a 9100 competidores de diferentes categorías.

Más allá del fenómeno del running, que año tras año logra más fanáticos, el dominio en los resultados fue para los keniatas, especialistas en este tipo de competencia. Así, Julius Karinga se consagró como ganador logrando un registró de 2 horas, 11 minutos y 2 segundos. Detrás de él llegaron sus compatriotas Eric Nzioki (2h 16m 28s) y Henry Cherono (2h 17m 10s) completando un podio enteramente africano.

Entre las damas también dominaron las keniatas y se impuso Lucy Karimi con un tiempo de 2 horas, 34 minutos y 32 segundos. Segunda llegó otra representante de Kenia, Emily Chepkorir, (2 horas, 38 minutos y 46 segundos) mientras que tercera se ubicó la única sudamericana que hizo podio, la ecuatoriana Rosa Alva Chacha (2 horas, 42 minutos y 57 segundos).

Dentro de la maratón se llevaron a cabo diferentes pruebas como el Campeonato Sudamericano, donde se impuso el brasileño Eliezer De Jesús Santos (2h 19m 04s) por delante de los argentinos Edgardo Ríos y Osvaldo Barreto. Además corrieron las categorías para atletas con capacidades diferentes (disminuidos visuales y silla) y una prueba de 3K para menores con fines educativos. Además la prueba tuvo espacio para la solidaridad en la modalidad “corro por dos” en la cual se formaron duplas para recaudar fondos con el fin de ayudar a personas con discapacidad intelectual a través de la Fundación Baccigalupo.

Por otro lado, fue muy numerosa la participación de los extranjeros, que constituyeron nada menos que 2 mil –de 47 países- entre los 9 mil inscriptos. La fiscalización de la prueba estuvo a cargo de la Federación Atlética Metropolitana.