Gracias al aporte del Doctor Raúl Ferrari del Servicio de Traumatología del Hospital Italiano, elaboramos esta breve guía para saber qué hacer ante la torcedura en un tobillo y cómo lograr recuperarlo para evitar lesiones crónicas. Además, la información para acceder a las Estaciones Saludables de cada barrio.

Inaugurando esta nueva sección gracias al aporte de diferentes profesionales de esta institución de referencia en el barrio de Almagro, acercamos algunas temáticas de interés para la comunidad sobre situaciones cotidianas.

Qué hacer en caso de una torcedura de tobillo
>Es importante interrumpir la actividad que haya provocado la lesión y no dejarse guiar por la intensidad del dolor, ya que los ligamentos “en caliente” duelen menos.
>Acudir a la guardia a hacerse revisar la lesión. Hay distintos grados de esguince y diferentes tipos de tratamiento para cada uno.
>El reposo es fundamental y si bien varía según el grado de la lesión, es importante inmovilizar el tobillo luego de la torcedura.
>Aplicar hielo en la zona para evitar la inflamación: entre 15 y 30 minutos cada hora durante la primera semana.
>Elevar el tobillo por encima de la altura del corazón para atenuar la hinchazón.
>Vendarlo para limitar y contener el movimiento del tobillo (los vendajes no deben ser compresivos para que no comprometan la circulación y agraven el edema).

Es recomendable no pisar con el pie lastimado hasta no conocer el diagnóstico médico de la lesión, ya esta que podría agravarse. Concurra al centro médico ayudándose con muletas o un bastón.

Cómo evitar secuelas
>Respetar los plazos establecidos por el médico. Los esguinces leves demandan, como mínimo, 21 días de recuperación. Es muy importante, en los casos donde se aplicaron botas o yesos, no retomar la actividad física sin realizar la rehabilitación correspondiente.
>A la hora de hacer deporte, pueden ser de gran ayuda los vendajes funcionales (con vendas de 7 o 10cm. de ancho) o los estribos. Su médico le indicará cuál es la forma correcta de realizarlos para evitar reincidir en las lesiones o bajar el nivel de incidencia de las mismas. Usar zapatillas tipo “botitas” puede ser útil, también, para evitar doblarse el tobillo mientras camina.

Si se volvió a torcer
Las personas que tienen más de un esguince repetido pueden realizar un conjunto de ejercicios que colaboran en otorgarle nuevamente estabilidad al tobillo. Se puede fortalecer el aparato muscular para que reaccione y proteja al tobillo, evitando la inestabilidad crónica. Existen muchos tipos de ejercicios que su médico le sabrá recomendar. Aquí, algunos ejemplos sencillos que puede realizar a diario en su hogar.
Ejercicios de flexión y extensión. Pasar una toalla por la planta del pie y sujetarla con ambas manos generando resistencia. Extender el pie repetidas veces.
Rotación externa y rotación interna. Escribir el abecedario con el pie en el aire, trazando las letras con el dedo gordo.
Ejercicios de propiocepción. El tobillo pierde la sensación de cómo está ubicado en el espacio, lo que hace que uno pueda doblarse mientras camina. Se puede mejorar parándose en una pierna e intentar mantener el equilibrio sobre el pie recuperado durante un minuto.

Las Estaciones Saludables, un recurso de salud en el barrio

En estos 40 puestos de prevención de enfermedades y promoción de la salud podrá realizar sus controles básicos de salud y recibir el asesoramiento de enfermeros y nutricionistas.

¿Cuál es el objetivo? El objetivo es la promoción de hábitos saludables y la prevención enfermedades no transmisibles, muchas de las cuales son favorecidas por prácticas como el sedentarismo, la mala alimentación y el consumo de tabaco.

Ubicación de las estaciones Se encuentran distribuidas en 40 puntos estratégicos de la Ciudad, entre los cuales están plazas, parques y estaciones de subte. Dos de ellas son itinerantes.

En todas las Estaciones Saludables un equipo de enfermeros realizan un control básico de salud.

En cada atención se realiza una medición de: Peso y talla, Glucemia, Presión arterial.

Diez de las Estaciones Saludables cuentan con un equipo de nutricionistas que brinda consejería en alimentación saludable para mejorar los hábitos alimenticios de la población. También ofrecen una variedad de clases de – entre otras – gimnasia, yoga, baile, rolles; actividades lúdico-educativas para niños y actividades para adultos mayores.

Asimismo, se organizan caminatas aeróbicas, bicicleteadas, clases y charlas abiertas de cocina y alimentación saludable. Estas estaciones cuentan con servicio de casilleros y cambiadores para los que necesiten guardar sus cosas o cambiarse antes de salir a ejercitarse.

Requisitos de acceso. El servicio está pensado para todas las personas que circulan por la Ciudad de Buenos Aires sin importar su lugar de residencia y es completamente gratuito. Los menores de edad para recibir atención deben ser acompañados por un mayor.

Documentación necesaria para la inscripción. Los profesionales de salud solicitan, a la hora de atender, varios datos personales (DNI, Nombre y apellido, fecha de nacimiento, teléfono, barrio de residencia y correo electrónico) pero ninguno de ellos son condición necesaria para prestación del servicio. Es decir que si una persona NO quiere proporcionar su teléfono o correo electrónico (o mismo su DNI) podrá atenderse igual en las estaciones. En este sentido, los datos solicitados tienen como principal fin el estadístico y análisis de la situación antropométrica de la población de CABA.

Para conocer la ubicación de cada estación y el modo de inscribirte en el programa, ingresá acá 

Federico Somoza.