La Justicia detectó entre las comunicaciones policiales del desalojo,  una advertencia que podría llegar a complicar a la Metropolitana en el homicidio del inmigrante paraguayo Bernardo Salgueiro, de 22 años, la primera de las víctimas del martes.

El juez de Instrucción, Eliseo Otero, a cargo de la investigación por las tres muertes ocurridas en el desalojo del Parque Indoamericano de Villa Soldati, obtuvo nuevos datos que vinculan a efectivos de la Policía Metropolitana en las dos muertes que se produjeron el martes 7 de diciembre del año pasado.

“Avísenle a la Metropolitana que se vaya de ahí porque está generando otro conflicto”, se advierte en una de las modulaciones de las frecuencias de la Policía Federal esa noche en el Indoamericano. Las comunicaciones son analizadas por el fiscal Sandro Abraldes y este dato complica a la Metropolitana.

El joven fue baleado fuera del Indoamericano, entre el puente de la Avenida Escalada, que cruza las vías del tren, y la entrada a la vecina villa 20. Los nuevos datos indican que la Metropolitana llegó antes que la Policía Federal al lugar, y la comunicación detectada por la Justicia fue registrada en un horario que coincide con el estimado en que fue baleado el inmigrante paraguayo.

Por otra parte, la filmación realizada por la Federal, a través de una cámara que es llevada en una camioneta para controlar el operativo, muestra a cuatro agentes de la Metropolitana disparar sus escopetas al subir al puente.

Las pericias realizadas por la Gendarmería indican que Salgueiro murió por el impacto de una posta múltiple calibre 12/70 que pudo haber sido disparado tanto por las fuerzas policiales de la Federal o la Metropolitana.

Los análisis de la Gendarmería indican que el arma de la que salió el proyectil que mató a Salgueiro fue accionada a más de 15 metros de la víctima.

Al respecto,  el ministro de Justicia y Seguridad del Gobierno porteño, Guillermo Montenegro, deslindó responsabilidad de la Fuerza de la ciudad sobre  lo ocurrido y  aseguró que la PM no tiene ninguna vinculación con las tres muertes sucedidas en Soldati, ya que manifestó que sus integrantes  no llevaron armas de fuego al operativo de desalojo.