El lunes 15 de octubre finaliza la muestra en homenaje al pinto argentino. Un recorrido por diferentes períodos de su obra haciendo hincapié en el tiempo y el espacio. La entrada es gratis.

Cartografía del milenio, exposición en homenaje a Pérez Celis, presenta una selección de obras que comprende distintos momentos de la trayectoria del artista argentino. La muestra pone de manifiesto los intereses de Pérez Celis sobre dos aspectos fundantes del ser humano: el tiempo y el espacio.Se puede acceder de 13 a 20 hs. y está alojada en las salas 101 y 122 de primer subsuelo del Centro Cultural Kirchner, ubicado en Corrientes y Alem.

Celis Pérez, ​ más conocido por la inversión de su nombre y apellido: Pérez Celis

Nacido en Buenos Aires en 1939, Pérez Celis realizó estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano. Expuso por primera vez en 1956 –año en que obtuvo el segundo premio del Salón de Pintores de Liniers, Buenos Aires– y en 1959 se instaló en Uruguay, donde frecuentó al Grupo 8. Con el apoyo del crítico argentino Rafael Squirru, en 1960, expuso en la Primera Exposición Internacional de Arte Moderno en Argentina. Siguieron  exposiciones colectivas e individuales, de pintura, grabado y otras técnicas.

Fascinado con la llanura argentina, en su etapa inicial se nutrió de grandes maestros de la pintura rioplatense como Leopoldo Presas, Juan Batlle Planas y Santiago Cogorno. Realizó obras públicas, murales y esculturas en Mercedes Benz (Japón), en el Patio de la Madera (Rosario) y en Buenos Aires en el Club Atlético Boca Juniors, la Universidad de Morón, la Universidad de Belgrano, el Edificio Fortabat FUBA y el complejo urbanístico Central Park de Barracas.

Desde 1957 realizó más de doscientas cincuenta exhibiciones individuales y colectivas en América latina, EE.UU., Canadá, Europa y Japón. En Argentina, se destacan sus exposiciones en la Biblioteca Nacional (1994), en el Palais de Glace (2001) y en el Museo Nacional de Bellas Artes (2015).

Sus obras integran importantes colecciones privadas y de museos y galerías nacionales e internacionales. Obtuvo, entre otros reconocimientos, el premio Ver y Estimar (Museo Nacional de Bellas Artes, 1962), el tercer premio en el Primer Salón Swift de Grabado, (Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, 1968), el tercer premio del LIX Salón Nacional de Artes Plásticas (Salas Nacionales de Exposición, Buenos Aires, 1970), el premio del jurado de Montecarlo, el premio a la trayectoria otorgado por la Sociedad de Distribuidores de Diarios, Revistas y Afines de Buenos Aires y la Orden del Sol en grado de Comendador otorgada por el gobierno de Perú. En 2001, el Congreso de la Nación declaró su obra y su trayectoria de interés cultural y, en 2004, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires lo declaró Ciudadano ilustre. Vivió en Buenos Aires, Montevideo, Lima, Caracas, París, Nueva York y Miami. Falleció en Buenos Aires en 2008.