La Ciudad eximió del pago de patentes a los vehículos eléctricos e híbridos. Hoy son muy caros y se beneficia a quien no lo necesita.

En una medida muy a la moda de estos tiempos sustentables que corren, el Gobierno porteño publicó recientemente una resolución que exime del pago de patentes a los vehículos híbridos y 100% eléctricos que se radiquen en la Ciudad.

Según la Resolución N° 185/AGIP/2019, la exención se extenderá desde su fecha de radicación en la Ciudad, ya sea por su inscripción inicial como por su transferencia desde otra jurisdicción, siempre que el modelo conserve sus características de fábrica. Para acceder a la exención del impuesto, el modelo deberá contar con la homologación por parte de la Agencia de Protección Ambiental.

Pero ¿qué autos cumplen esos requisitos? ¿Quiénes están en condiciones hoy de poder acceder a ellos? Solo el Nissan Leaf es el 100% eléctrico que se puede conseguir hoy y vale más de 60 mil dólares. ¿Qué beneficio sería darle semejante descuento en impuestos a quien puede comprar ese chiche nuevo mientras cualquier auto paga decenas de miles de pesos por año en patentes?

Otra posibilidad, los híbridos, tienen un acceso un poco -no mucho- menos restringido. El mejor ejemplo es la Toyota RAV-4 que se lanzó en mayo. ¿Cuánto vale? Unos 45 mil dólares, una compra más racional que el pequeño Leaf pero igual de costosa.

Si bien el camino hacia una movilidad sustentable es la tendencia en todas las ciudades del mundo, esta reciente resolución no parece más que una medida de bajo costo para el Gobierno y alto impacto mediático, sin dudas también representa un guiño enorme al sector automotriz, que hace años busca generar una demanda -todavía no muy establecida- de autos eléctricos. Porque, ¿qué mejor que llenar de culpa a la sociedad con la contaminación y venderle una solución cara que les deje la conciencia tranquila?

Federico Somoza

Foto: Argentina Autoblog