“Tropicália” y “Éden” -del brasileño Hélio Oiticica- y “Pardés ” -de la artista rosarina Nicola Constantino- pueden visitarse en el Salón Mayor y en la Sala Laberinto, respectivamente.  Ambas son con entrada libre y gratuita. De martes a jueves de 14 a 19 h. Viernes, sábados, domingos y feriados de 10 a 21.

 Destacamos tres instalaciones recientemente inauguradas, que pueden visitarse en la Usina del Arte, armando una interesante agenda para quienes decidan acercarse al barrio de la Boca. Dos corresponden a la obra del prestigioso artista brasileño Hélio Oiticica, mientras que la restante es una obra de Nicola Constantino.

 “Tropicália” y “Éden” están consideradas entre las obras más importantes del artista brasileño Hélio Oiticica. Se trata de dos instalaciones penetrables que invitan al público a sumergirse en el universo del carioca a través de experiencias sensoriales.El espectador forma parte, recorre con los pies descalzos un espacio habitado por aves, plantas tropicales, agua, piedras y alfombras de revistas, y así se va conectando con el espíritu de la búsqueda de Oiticica: un arte que nos desafía a asumir un rol más activo.

“Tropicália” es un laberinto sin salida, un mapa que funciona como una crítica al estereotipo de Brasil como paraíso tropical y que pone en escena la estética de las favelas como símbolo nacional. Su alcance fue tal que a fines de la década del ´60 influyó en el surgimiento del Tropicalismo, un movimiento cultural brasileño de intención renovadora.

En “Éden” hay espacios diseñados para que el público pueda relajarse y conectarse con un estado de ocio que Oiticica consideraba indispensable para lograr una libertad interior tal que lo llevara hacia la creatividad.

“Pardés” es la instalación de sitio específico de Nicola Costantino, creada especialmente para la Sala Laberinto. Significa “huerto” en hebreo y remite también a la idea del Edén, ese lugar al que se llega para deleitarse con todos los frutos ofrecidos.

Este mural 360°de la artista rosarina es una invitación a sumergirse en un paraíso bucólico: un bosque donde el alimento emana en el universo vegetal con orquídeas fantasmagóricas y la Fuente de la Vida cual cornucopia. En el recorrido, los personajes que lo habitan procesan con laboriosidad alquímica cada uno de sus frutos para crear un gran banquete, en medio de las fuerzas desatadas de una naturaleza cuya identidad es la mutación constante.

Ambas muestras son con entrada libre y gratuita. De martes a jueves de 14 a 19 h. Viernes, sábados, domingos y feriados de 10 a 21.

HÉLIO OITICICA (1937-1980)
Reconocido por su constante experimentación, el artista plástico brasileño fue uno de los más influyentes del siglo XX. Comenzó a formarse en pintura en 1954 con Ivan Serpa en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro (MAM). Entre 1955 y 1956 participó del Grupo Frente. Desarrolló trabajos de arte abstracto y concreto, pasando de la bidimensionalidad a experimentar con el espacio en sus Invenciones, Monocromías, Bilaterales y Relieves espaciales. Entre 1960 y 1961 realizó su primer Penetrable y la maqueta de Projeto Perros de Caza. En 1963 presentó sus Bólides. Al año siguiente comenzó a crear sus ambientes participativos, Manifestaciones ambientales. En la exposición colectiva “Opinião 65”, en el MAM, presentó Parangolés a partir de su experiencia con la Escuela de Samba de Mangueira. En 1967 organizó la exposición “Nueva Objetividad Brasileña” en el MAM y presentó Tropicália. En 1969 realizó su primera exposición individual en la Galería Whitechapel en Londres. En 1970 viajó a Nueva York becado por la Fundación Guggenheim, donde permaneció hasta 1978. En 1973 creó el concepto de “Casi-cine” e inició la serie Block- Experimentos en Cosmococa con otros artistas.

Nicola Costantino
Nace en Rosario en 1964. Cursa allí la carrera de Bellas Artes. En 1992 presenta Cochon sur canapé (1992), su primera muestra individual, considerada actualmente una de las obras precursoras del arte contemporáneo latinoamericano. En 1994 entra al taller de Barracas de Fundación Antorchas. Cuatro años después representa a la Argentina en la Bienal de San Pablo. En 2000 realiza una muestra individual en “Deitch Projects” (Nueva York) y su Corset de peletería humana ingresa en la colección del MOMA. En 2004 presenta Animal Motion Planet, máquinas ortopédicas para animales nonatos, y Savon de Corps, obra con gran repercusión mediática. En 2006 entra al mundo de la fotografía, con más de 30 obras en las que encarna a distintas personalidades. Su interés en la imagen en movimiento la conduce a crear la obra autorreferencial Trailer (2010), y a abordar un personaje histórico femenino paradigmático como Eva Perón en Rapsodia Inconclusa (55a Bienal de Venecia, 2013).
Dedica el 2014 al rodaje de su película autobiográfica La Artefacta. En 2016 desarrolla El verdadero jardín nunca es verde presentada en Galería Barro y en 2017 en el CCK.