5 consejos útiles para prevenir las enfermedades causadas por bacterias de los alimentos.

En épocas de altas temperaturas es importante prestar especial atención a los alimentos que consumimos y a la manera de conservarlos correctamente, ya que se incrementa el riesgo de ingerir comida contaminada por la pérdida de la cadena de frío. Es por ello que la Agencia Gubernamental de Control porteña brinda algunos tips sobre cómo seleccionar, preparar y mantener los alimentos para prevenir las enfermedades provocadas por la pérdida de la cadena de frío.

Salmonella, Staphylococcus aureus, Campylobacter yeyuni y Escherichia coli son las bacterias más comúnmente asociadas a las Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA) en verano. Esto se debe a que las bacterias habitualmente presentes en los alimentos se reproducen a temperaturas entre 6 y 70 °C de forma más rápida. En las condiciones adecuadas de temperatura y humedad, las bacterias patógenas pueden multiplicarse hasta alcanzar grandes números en cuestión de 1 o 2 horas.

Es posible reducir el riesgo de las Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA) mediante estas cinco medidas adecuadas de higiene y manipulación:

1- Es fundamental lavar las manos y las superficies de manera frecuente. Las manos sucias son una de las principales causas de enfermedades alimentarias que se transmiten, sobre todo, durante la preparación, cocción y consumo de alimentos. Al cocinar se debe evitar el contacto entre alimentos crudos y preparados y mantener una buena higiene de los utensilios y tablas de corte.

**2- A la hora de realizar las compras los últimos productos que se deben colocar en el carrito son los congelados y refrigerados; los mismos que se deben guardar en la heladera en primer lugar, al llegar a casa.

**3- Si el alimento se descongeló, no se puede volver a congelar. Además, la forma adecuada de descongelarlo es en la heladera y no a temperatura ambiente. La temperatura de los alimentos fríos debe ser inferior a los 5º C y la de los calientes, deben superar los 70º C.

4- En el caso de las viandas, prepararlas la noche anterior y guardarlas en la heladera hasta el momento de armar la lonchera para que esté bien fría. Se debe retirar de la heladera en el momento justo antes de salir, con la cantidad adecuada de refrigerantes.

5- Los alimentos que no van a ser consumidos inmediatamente se deben mantener a temperaturas inferiores a 4º C, para evitar la proliferación de bacterias. En el caso de cortes de energía eléctrica, que pueden acontecer en épocas de verano, se recomienda abrir la heladera lo menos posible y cuando se trate de un freezer lleno recordar que mantendrá la temperatura adecuada por cerca de 48 horas (24 horas si está a medio llenar). Una vez que la energía regresa es necesario evaluar cada alimento por separado y ante la menor duda, desecharlo.

La comida en el congelador o freezer que se descongeló parcialmente puede volver a congelarse sin peligro solamente si todavía mantiene cristales de hielo o su temperatura es menor de 5º C.

Fuente: Prensa GCBA