Mientras el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, presentó la nueva edición de esta iniciativa participativa, en la Legislatura se piden informes que expliquen por qué este programa no forma parte de ningún presupuesto. ¿Cómo se financia? ¿Qué sucede con los reclamos de los vecinos, como la plaza en Rocamora y Pringles?

Mientras el fuerte aparato propagandístico del gobierno de la Ciudad pone en marcha la campaña para visibilizar el programa BA Elige 2018, tema que fue uno de los ejes más importantes del discurso de Larreta en la apertura de sesiones de la Legislatura porteña a comienzos de mes (ver nota), llega un pedido de informes de parte de la Legislatura, que no encuentra en el presupuesto, los fondos que financian a dicho programa.

“La sonrisa de Larreta en Palermo no se condice con las polémicas reuniones organizadas por el Gobierno porteño en las Comunas en las que los vecinos que asistieron realizaban preguntas a los presentadores del programa que no sabían qué responder y manifestaron su enojo ante varias situaciones irregulares respecto a la edición del programa BA Elige 2017”, explicó Paula Penacca, presidenta de la Comisión de Descentralización, al medio digital Nueva Ciudad (ver nota original acá).

“Como si esto fuera poco, a fin del año pasado cuando los ministros y funcionarios de Larreta visitaron la Legislatura para responder preguntas de la oposición, ningún funcionario pudo contestar sobre la omisión del programa en el proyecto de presupuesto para el año 2018. No solo no existe formalmente, sino que se prometen obras y proyectos sin presupuesto asignado”, agrega la Presidenta de la Comisión de Descentralización y Participación Ciudadana.

 

La segunda edición de BA Elige ya está en marcha

Hasta el 19 de abril los vecinos tienen tiempo para presentar las propuestas que imaginan para mejorar la calidad de vida de los barrios. El año pasado participaron miles de vecinos (ya hay 107 mil inscriptos) y llegaron más de 26 mil ideas entre las que se seleccionaron las 239 ganadoras.

Para participar se puede ir personalmente a alguna de las 15 sedes dispuestas en cada comuna, de 9 a 17. O también ingresando a la plataforma online de BA Elige, registrarse y luego subir las propuestas desde un dispositivo. Las categorías habilitadas para participar son Movilidad y tránsito, Seguridad, Plazas y parques, Reciclado, Innovación, Deportes y calidad de vida, Mascotas, Educación, Cultura, Ferias y Mercados y Arte urbano.

Todos los proyectos que lleguen estarán a disposición en la plataforma de BA Elige para recibir el apoyo de los vecinos entre el 20 de abril y el 20 de mayo. Entre el 21 de mayo y el 22 de julio todas las propuestas serán analizadas por las distintas áreas de gobierno para determinar si son factibles. Por ejemplo, deben ajustarse al presupuesto asignado. La plataforma publicó una serie de consejos para tener en cuenta a la hora de presentar una idea. Entre todos los seleccionados en la etapa de análisis los porteños votarán a los ganadores entre el 23 de julio y el 22 de agosto.

¿Y la plaza de Almagro?

La plaza Clemente, así se bautizó al proyecto que impulsó Myriam Godoy, vecina del barrio que postuló la idea y comenzó a reunir votos de los vecinos hasta alcanzar el tercer puesto en toda la Ciudad, lo que se plasmó en un correo donde le comunicaron que esta propuesta se iría a concretar en 2018.

La alegría duró solo 48 horas, como le relató al diario La Nación en la nota que publicaron el pasado 15 de noviembre: “Cuando me mandaron el email estaba contenta, pero a las 48 horas me llamaron para decirme que el proyecto no se podía hacer, que era inviable, porque la Ciudad no tenía jurisdicción sobre el terreno”. El terreno, propiedad del ACA, está abandonado desde 2001, cuando una losa en construcción sufrió una rotura que provocó la muerte de tres personas y transformó la esquina en un lugar abandonado.

Pero esto, lejos de desalentar la idea, le dio una nueva fuerza: ahora es la lucha de los vecinos la que buscará impulsar el proyecto en la Legislatura porteña. El antecedente, la manzana 66, que los vecinos de Balvanera lograron convertir en espacio verde tras una cesión y canje de terrenos por parte de la Ciudad. Para saber más sobre esta iniciativa, ingresar a la cuenta de Facebook elaborada desde aquí