Campaña de vacunación contra el sarampión

Los niños de 1 a 4 años deben tener una dosis de vacuna triple viral y dos dosis los niños mayores de 5 años al igual que los adultos que nacieron después de 1965, difundieron desde el Ministerio de Salud de la Nación. La vacunación contra el sarampión es gratuita y obligatoria.

Especialistas en infectología de Nación, Ciudad y provincia de Buenos Aires, de sociedades científicas y de ONGs se reunieron en la sede de la cartera sanitaria para acordar recomendaciones y acciones a seguir ante el caso endémico de sarampión que se confirmó el miércoles en la Ciudad de Buenos Aires. El encuentro estuvo presidido por el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein y su equipo.

Los expertos remarcaron la importancia de aumentar el porcentaje de cobertura de la vacunación contra el sarampión para llegar al 95% y que la población esté protegida. Para ello, los niños de 1 a 4 años deben tener una dosis de vacuna triple viral y dos dosis los niños mayores de 5 años y los adultos que nacieron después del año 1965.

“Este caso concreto de sarampión debe ser un fuerte disparador de estrategias que den respuesta al problema de fondo que es la reducción de la cobertura de vacunación”, destacó Rubinstein.

El ministro agradeció y felicitó a los presentes por el trabajo desempeñado desde la confirmación del caso. “Es una señal clara de que se puede trabajar juntos de manera colaborativa, Nación, Ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, las sociedades científicas y las ONGs”, afirmó.

Por su parte, la subsecretaria de Prevención y Control de Enfermedades Comunicables e Inmunoprevenibles, Miriam Burgos, detalló que “las medidas a tomar en este caso es estudiar el origen, si hay antecedentes del caso afuera, considerando que somos un país que ha eliminado el sarampión pero que ha tenido casos importados a lo largo de 18 años”.

La subsecretaria también destacó la importancia de que los equipos de salud estén vacunados y de incentivar que cualquier síndrome con erupción y fiebre se reporte a través de los medios habituales para que sea estudiado oportunamente.

La directora de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación, Patricia Angeleri, señaló que desde la notificación del caso se estuvo trabajando en equipos de respuesta rápida de los ministerios de Nación, Ciudad de Buenos Aires, que es donde está identificada la residencia del caso y provincia de Buenos Aires. “Se están haciendo las investigaciones en los distintos lugares donde transitaron la bebé y su familia y está en alerta el sistema de vigilancia por lo cual seguramente habrán más notificaciones de casos de fiebre y erupción, que se estudian como se hace habitualmente”, agregó.
Angeleri explicó que “no teníamos casos endémicos desde el año 2000. Después de ese año tuvimos casos identificados oportunamente y relacionados con importación pero no fue una circulación constatada en forma endémica”. La directora de Epidemiología aclaró que el virus debe circular durante 12 meses en el país para que sea autóctono. “El bebé es un caso índice y estamos en la búsqueda del caso primario, el que contagió a la bebé. Hasta el momento este es el único caso y no han aparecido otros entre los contactos”, detalló.

Por otra parte, la consultora para el análisis de estrategias sanitarias de Fundación Huésped, Carla Vizzotti, expresó que “las recomendaciones son dinámicas, en función de cada momento y cada situación que vaya sucediendo. Las recomendaciones en este momento son sensibilizar la vigilancia, hacer todos los controles de foco y todas las acciones de investigación”. Vizzotti agregó que importante “chequear que la población que vive en Argentina tenga el carnet de vacunas al días. No hay que hacer nada extra si tenemos el carnet de vacunas al día”.

La presidenta de la Comisión Nacional para la Eliminación del Sarampión, la Rubéola y Rubéola Congénita en Argentina y jefa de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, Ángela Gentile consideró: “Excelente la convocatoria a esta reunión, desde el punto de vista científico y desde la organización ya que es fundamental porque se refuerzan las líneas de trabajo”.

En relación a las líneas de acción, la experta destacó que es necesario completar esquemas de vacunación – se necesitan dos dosis para estar inmunizado contra el sarampión–, hacer hincapié en la vacunación de los equipos de salud, y reforzar la vigilancia epidemiológica de la enfermedad aguda, febril y exantemática. “Hay que entender que en el marco de la eliminación hay que notificar todo caso compatible con éstos síntomas”, recomendó a sus pares Gentile.
A la población general aconsejó chequear los carnets de vacunación de niños y adultos  y completar esquemas en caso de que sea necesario, y acudir al médico ante la aparición de fiebre y erupción. “La consulta precoz en una enfermedad como el sarampión es muy importante para el control del paciente y el bloqueo en el entorno”.
En el mismo sentido, Eduardo López, jefe de Departamento de Medicina del Hospital Ricardo Gutiérrez y miembro de Comisión Nacional de Inmunizaciones exhortó a la población a vacunarse. “¿Qué significa vacunarse contra el sarampión? Recibir la primera dosis al año de edad, que previene sarampión, paperas y rubéola, y la segunda dosis al ingreso escolar, para lograr una inmunidad para toda la vida. Aquel individuo que nunca se vacunó es una buena oportunidad para hacerlo, con la primera dosis tiene una protección del 95 por ciento y con la segunda alcanza el 100%”.

El especialista sostuvo que “estamos ante el desafío de mantener la eliminación, ya que desde el año 2000 no tenemos casos autóctonos, aunque sí importados, de gente que se contagió en otros países; por eso el riesgo que se introduzca el sarampión de nuevo está siempre y hay que vacunarse para disminuirlo”.

López evaluó positivamente el accionar de las autoridades de salud frente al caso de sarampión, cuyo origen aún se investiga. “Se trabajó muy rápido, en forma excelente, se hizo el diagnóstico en horas, se contactó la guardería que iba el chico, de 97 familias se contactaron 90 en un fin de semana y se relevaron también otras actividades de la familia en forma precoz”.

Finalmente, la representante de La Organización Panamericana de la Salud, Maureen Birmingham, afirmó que “esta reunión es una gran oportunidad para juntar a todos los socios importantes para compartir la situación actual y revisar la respuesta a esta situación aguda. Es hizo un trabajo excelente, con gente trabajando durante todo el fin de semana, los días feriados y en forma muy alineada con las recomendaciones de la OPS”.
Además de los mencionados estuvieron presentes: el secretario de Promoción de la Salud, Prevención y Control de Riesgos, Mario Kaler; el subsecretario de Calidad, Regulación y Fiscalización, Javier O´Donnell; la interventora de la Administración Nacional de Laboratorios e Instituto de Salud (ANLIS) Claudia Perandones; integrantes de la Comisión Nacional de Eliminación del Sarampión, Rubéola y Síndrome de Rubéola Congénita y representantes de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (SADIP); de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología, de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y de la Sociedad Latinoamericana de Medicina del Viajero (SLAMVI).

De acuerdo a la situación epidemiológica actual y como resultante de la reunión, se avanzó en el siguiente consenso para los equipos de salud:
• Continuar las acciones de investigación y seguimiento de los contactos a fin de identificar el caso primario.
• Continuar con el alerta epidemiológico a fin de sensibilizar al sistema de vigilancia para la pronta captación de los casos sospechosos de enfermedad febril exantemática (EFE – fiebre y exantema), tanto en los efectores del sistema público, privado y de la seguridad social.
• Mantener las recomendaciones actuales de vacunación con esquemas acordes a edad y antecedentes vacunales.
• Reforzar la necesidad de tener esquemas completos tanto en niños como en adultos así como entre integrantes de los equipos de salud. Resulta prioritario entender que las recomendaciones de vacunación, de ser necesario, serán reevaluadas de acuerdo al contexto epidemiológico para la adopción de otras medidas por parte de las autoridades sanitarias.

 

Fuente: Coordinación General de Información Pública y Comunicación  – Ministerio de Salud de la Nación