Maxi, Darío, la bonaerense y los medios, 15 años después

Hoy se cumplen tres lustros de uno de los episodios más violentos de represión policial. Fue en el corte de 2002 en Puente Pueyrredón, cuando el comisario Franchiotti fusiló a Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Además fue una de las operaciones mediáticas más evidentes del Diario Clarín, que ocultó el crimen con su recordada tapa “la crisis causó dos nuevas muertes”. El recuerdo y un documental imperdible que reconstruye los hechos.

 

A 15 años de la masacre de Avellaneda”, episodio en el que la policía bonaerense asesinó a los militantes populares, Máximiliano Kosteki y Darío Santillán, diferentes organizaciones sociales, familiares y amigos volverán a marchar sobre el Puente Pueyrredón, intentando mantener la memoria y el pedido de justicia, especialmente dirigido a los responsables políticos de la masacre, dado que los policías fueron condenados por el asesinato pero la justicia no avanzó sobre quienes dieron la orden de reprimir.

Este terrible hecho es además un gran hito en la forma en que los medios construyen la realidad, como la acomodan según sus intereses bajo el supuesto paradigma del “periodismo independiente”, algo que no existe pero es políticamente correcto enunciar. Para quienes no lo hayan visto, dejamos el documental completo “La crisis causó dos nuevas muertes”, un trabajo multipremiado y reconocido como de Interés Cultural por la Legislatura Porteña.

El miércoles 26 de junio de 2002, seis meses después del estallido social que acabó con el gobierno de Fernando De La Rúa; las organizaciones de desocupados decidieron cortar el Puente Pueyrredón en el marco de un plan de lucha contra el Gobierno de Eduardo Duhalde. En el corte, Maximiliano Kosteki y Darío Santillán fueron asesinados por la policía.

Una secuencia fotográfica muestra el instante anterior y posterior en que uno de ellos recibe un disparo por la espalda. Los grandes medios de comunicación contaban con ese material, pero hubo que esperar dos días para que publicaran la secuencia fotográfica. 48 horas de desinformación en las cuales los principales medios, junto con la policía y el gobierno, intentaron adjudicarles las muertes a los propios piqueteros.

Sobre el documental:

¿Qué sucedió realmente ese 26 de junio de 2002 en el corte del Puente Pueyrredón? ¿Cómo funcionaron las redacciones de los principales diarios del país? ¿Por qué los medios de comunicación no publicaron la secuencia fotográfica luego de la represión? ¿Hasta dónde llega la responsabilidad de los periodistas?

A través de estas preguntas, el film reconstruye y analiza los hechos ocurridos en la Masacre de Avellaneda, las maniobras políticas del gobierno y la manipulación de la información por parte de los grandes medios de comunicación.

Dijo la crítica:

“Un documento poderoso acerca de cómo se hace periodismo en la Argentina”. Gustavo Noriega, Revista El Amante.

“Un canto a la desobediencia”. Claudia Acuña, Lavaca.org

“El intenso trabajo periodístico del documental nos recuerda con lujo de detalles uno de los papelones más grandes del periodismo nacional, curiosamente llevado a cabo por el Gran Diario Argentino”, Jaime Galeano, Revista Sudestada.

“Un documental único. La Masacre de Avellaneda como no se contó″. Leonardo D´Espósito, Terra.

Premios:

Mejor Documental, VIII Festival Nacional de Cine y Video Documental.
Premio del Público, VIII Festival Nacional de Cine y Video Documental. Argentina
Mención Honrosa en Montaje, VII Festival Iberoamericano de Cine de Atacama, Chile.
Mención “José Luis Cabezas”, Mejor Documental Periodístico. VI Festival de Cine y Video Documental de Avellaneda, Argentina
Declarado de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires