Las sillas infantiles, la ley y la seguridad

Si bien entró en rigor a mediados de 2015, aún genera polémicas y continúa existiendo un vacío legal sobre las sillas de seguridad para chicos que deben contar los autos que trasladen a menores de 12 años. Un panorama sobre lo que dice la ley y las recomendaciones de los profesionales de salud.

“Una modificación de la ley de tránsito obliga a usar asientos especiales para niños hasta los 12 años con el propósito de garantizar su seguridad en los vehículos. Era obligatorio para los menores de 4. Además los menores de 12 años no podrán viajar en ningún caso en la parte delantera de los autos”, comenzaba señalando el comunicado que la Legislatura porteña emitió en junio de 2015 para dar cuenta de los cambios en el texto de ley de tránsito de la ciudad.

Sobre modelos aceptados por la ley. En relación a las medidas de seguridad para el asiento trasero, cuando el pasajero sea menor de 12 años o con una altura inferior a 1,50 m debe utilizar, diferentes tipos de butacas adaptables a los niños disponibles en Argentina, sistemas o dispositivos de retención infantil correspondiente a su peso y altura, debidamente homologado y que cumpla los requisitos establecidos en cualquiera de las siguientes las normas: IRAM 3680-1 y 3680-2 (Argentina), FMVSS213 (Estados Unidos), UNECER44/04(Unión Europea), AS/NZS 1754 (Australia y Nueva Zelanda), INMETRONBR 14.400 (Brasil). Las normas extranjeras fueron incorporadas hoy al Código de Tránsito. En tanto, continúa vigente la prohibición de transportar bebés o niños en brazos en los asientos delanteros.

Dado que los precios y modelos existentes en el mercado tienen un amplio margen y poco se sabe acerca de su calidad, elaboramos este breve informe con la información provista por profesionales de la salud del Htal. Italiano, del barrio de Almagro.
El tipo de dispositivo a utilizar es especifico para cada edad. Dependerá del peso y la altura del niño. Tenga en cuenta que no existe la “mejor” sillita o la más segura. La mejor es aquella adecuada para el tamaño de su hijo y la que se pueda instalar correctamente en su vehículo. La Sociedad Argentina de Pediatría recomienda que todos los menores de un año viajen en sillitas de transporte “mirando hacia atrás”, y los niños menores de 13 años viajen atrás, utilizando sistemas de seguridad adecuados para cada edad, peso y talla.
Modelos para elegir. Las diseñadas para lactantes, llamadas “huevitos”, ubican al bebé para viajar mirando hacia atrás y soportan como máximo 10/15 kilos. Se usan para el auto y también para el traslado del niño fuera de este. Las sillitas convertibles quedan fijas en el auto y soportan hasta 36 kilos. Por sus diferentes ajustes tienen más rango de peso y altura. Pueden ubicarse hacia adelante o hacia atrás. El sistema “tres en uno”, similar a las convertibles, agrega la posibilidad de transformarse en booster, lo que permite la posibilidad de extender su vida útil hasta que el niño tenga ocho o nueve años. Los asientos “booster” sirven para aquellos niños que han superado la altura o el peso recomendados para las sillitas y adaptan el cinturón de tres puntos al pecho y la cadera del chico.

Aquellos niños mayores de 12 años que puedan utilizar en forma segura el cinturón de 3 puntos deben hacerlo pero viajando atrás. Es preferible la utilización del cinturón de tres puntos (tórax y abdomen) al de dos puntos (sólo abdomen), ya que reduce el riesgo de lesiones en la cadera y el abdomen.

Para que estos dispositivos sean útiles habrá que utilizarlos de forma adecuada no bastará con sentar al chico en la sillita. ¿Qué es necesario tener en cuenta?
>El arnés debe estar a la altura de los hombros o dos centímetros por debajo.
>El ajuste debe permitir el ingreso de dos dedos entre el cinturón y los hombros del niño.
>La hebilla central debe estar a la altura del pecho.
>Si puede movilizar la sillita más de cinco centímetros en cualquier dirección, está mal ajustada y debe reinstalarse.
Algunos vehículos vienen equipados con el Sistema ISOFIX (europeo) o LATCH (americano) que consiste en un sistema de ganchos fijados al chasis del automóvil que permiten la sencilla y segura fijación de la sillita (que también deberá tener incorporada esta tecnología).
Acerca del sistema de Air Bag. Obligatorios en todos los autos cero kilómetro desde el año 2013, son eficaces para proteger a adultos y adolescentes (sólo si tienen el cinturón de seguridad colocado). Sin embrago, pueden ser muy peligrosos para lactantes y niños menores de 13 años, por el impacto que provoca su inflado. Por este motivo, se desaconseja totalmente que los niños menores viajen en el asiento delantero y, en especial, en vehículos equipados con Air Bag.

Federico Somoza