El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, a través de la Agencia de Protección Ambiental, propuso a los vecinos de Soldati elaborar un mural con latas de bebidas. Además, en Pompeya, los vecinos realizaron otra obra contra el tráfico de fauna silvestre.

 

El mural sustentable del barrio 20 de Villa Soldati
La iniciativa consistió en la creación de un mural sustentable –se utilizaron 8.000 latas de bebidas- de 3,50 por 1,50 metros, que reproduce la cartografía de ese sector de la Comuna 8. La obra fue ejecutada por el artista plástico Horacio Sánchez Fantino, pero también participaron vecinos del barrio, alumnos de la Escuela Nº 19, la escuela especializada en artes Lola Mora, comerciantes, integrantes de la Junta Comunal y de los centros comunitarios locales. El mural se expondrá en distintas instituciones del barrio y recorrerá diversos edificios públicos para contar los logros del trabajo colaborativo.

Desde 2010 el prestigioso artista plástico Horacio Sánchez Fantino, lleva adelante el proyecto “Mapas de latas” que realiza utilizando latas de bebidas recuperadas provenientes de las zonas que representa. Su propuesta consiste en la reinterpretación de la cartografía por medios artísticos y la reutilización de desechos para producir objetos bellos y valiosos que permiten promover la conciencia socio-ambiental, reflexionar sobre el consumo y la necesidad de prolongar la vida útil de los objetos.

Para la construcción de sus obras, afín a los oficios y la cultura de los barrios que representa, Sánchez Fantino recupera aluminio, recorre los lugares que representará haciendo un reconocimiento visual y emotivo, y utiliza imágenes satelitales y diversas fuentes de información. Actualmente, Sánchez Fantino inauguró –con su taller de formación– el Laboratorio de Cultura Sustentable, un espacio de reflexión creado por la Agencia de Protección Ambiental, para promover el pensamiento sistémico y realizar acciones que cuiden integralmente la ecología. Allí ya estuvo enseñando su técnica a quince artistas locales, que accedieron a una beca por medio de una convocatoria abierta. El objetivo es que ellos también puedan compartir este conocimiento en sus barrios y convertirse en multiplicadores de la experiencia.

En Pompeya, contra el tráfico de fauna
En el marco de los festejos por el Día Mundial del Medio Ambiente, más de 200 personas, socios y voluntarios de la organización Aves Argentinas realizaron este domingo 11 de junio un mural contra el tráfico ilegal de fauna silvestre en Pompeya. La actividad tuvo lugar en un muro en la esquina de las avenidas Perito Moreno y Sáenz, lugar donde históricamente se congregan cada fin de semana los vendedores ilegales de aves, tortugas y lagartos.

Allí, ante la atenta mirada y algunos insultos de algunos de los vendedores ilegales que rápidamente se dispersaron, un grupo -liderado por los artistas Katalina Guerrico, Rosana Rodríguez, Amalia Suárez y Gonzalo Álvarez-, vecinos y voluntarios realizaron el mural de 45 metros cuadrados que ilustra algunas de las especies más comercializadas junto con la frase “No compres animales silvestres. Disfrutalos en libertad”.

De la actividad participaron, además, el actor televisivo Federico Amador, el fiscal Matías Michenzi de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental del Ministerio Público Fiscal y varios comerciantes y vecinos de la zona preocupados por la venta ilegal y el maltrato de los animales que allí se comercializan, quienes a lo largo de toda la tarde del este domingos fueron dando forma y color al mural.

El tráfico ilegal de fauna silvestre es uno de los negocios ilegales que más dinero mueve en el mundo junto con el narcotráfico, la trata de personas y la venta de armas. Se estima que el comercio ilegal de especies silvestres mueve cerca de u$s 10.000 millones al año y para muchas especies es su principal amenaza.

En nuestro país, especies como el cardenal amarillo o el tordo amarillo sufren una presión de caza tal que los pone en peligro de extinción. Otras especies también traficadas son el loro hablador, la reinamora grande, el pepitero de collar, las distintas especies de capuchinos, el cardenal común o de copete rojo y el jilguero dorado. Fuera del grupo de las aves, las tortugas terrestres son de las especies de vertebrados más comercializadas junto con lagartos, comadrejas, boas y hasta zorros.

Por otro lado, el tráfico de fauna produce la muerte de miles de animales al año que fallecen en los distintos puntos de la cadena de tráfico. El hacinamiento, las condiciones de traslado, lastimaduras e infecciones durante los traslados se estima que producen la muerte a 9 de cada 10 animales capturados.

Aves Argentinas y su programa Tráfico de Fauna trabajan detectando sitios de venta ilegal, relevando y realizando informes y asistiendo y capacitando a organismos de control como fuerzas de seguridad y fiscalías. En las últimas 5 semanas, el programa Tráfico de Fauna de Aves Argentinas intervino en 3 decomisos y dos liberaciones de individuos rehabilitados.

El mural se realizó con el apoyo y la colaboración de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental del Ministerio Público Fiscal y del Ministerio de Ambiente y Espacio Público del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Fuentes: Aves Argentinas-Nueva-Ciudad.com.ar