Para poder concluir las obras de extensión de la línea H de subtes, el Gobierno porteño expropiará terrenos en el barrio de Pompeya, situación que ha generado una seria polémica entre los vecinos por la diferencia de costos entre lo que marca el mercado inmobiliario y lo que ofrece la Ciudad.

El Gobierno de la Ciudad con el fin de terminar las obras de extensión la línea H de subte, en el barrio de Pompeya, se ha visto envuelto en un nuevo inconveniente que demorará la conclusión de las mismas debido a que para ello deberá expropiar terrenos y tanto los vecinos como comerciantes de la zona se oponen rotundamente a las cifras que ofrece de resarcimiento la Ciudad, dado que no colman sus expectativas, pues están muy por debajo de lo que el mercado inmobiliario asigna, calculándose que el valor ofrecido por el Ejecutivo porteño es inferior en un 40% del valor real de las propiedades.

Cabe destacar que la zona a expropiar tanto de viviendas como de comercios es en la Avenida Saénz a la altura del 700 y el 800, espacio donde funciona el centro comercial de la zona.
Los vecinos, en declaraciones a la prensa, explican que aunque el tema se viene tratando desde Octubre del 2011, habiendo sido un sorpresa para ellos (se enteraron por los diarios) puesto que nadie se había acercado a notificarles, iniciaron averiguaciones y “luego recibimos llamadas de SBASE (Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado), diciendo que iban a expropiar por una ley que se aprobó en octubre y que nosotros deberíamos ir a una reunión para explicarnos la situación”, comento Angello Randazzo, un comerciante que agregó: “En dicha cita iban a tasar las propiedades, y que uno por uno nos iban a dar las cotizaciones de las propiedades. Nos dijeron que no había vuelta atrás porque era ley y se tenía que cumplir, que no podíamos sugerir ni cambiar el lugar de expropiación”.
Aclarando el comerciante: “Lo cierto es que los vecinos fueron recibiendo de a poco las tasaciones por parte del Banco Ciudad, (…) las tasaciones que nos entregaron eran vergonzosas porque no llegaban al 40% del valor en ninguno de las casos. Vino un tasador del banco, fuimos a la reunión y allí dieron los números”.
Para ejemplificar la situación en la que se encuentran tanto propietarios de viviendas como comerciantes, Angello Randazzo señaló: “Tengo tasaciones de cuatro inmobiliarias distintas, que oscilan entre los 350.000 y los 390.000 dólares. Y me están ofreciendo 650.000 pesos, que serían a valor actual unos 140.000. Con ese monto, apenas puedo comprar un departamento de dos ambientes en un barrio económico de Buenos Aires”.
La iniciativa del Gobierno porteño de expropiación es lícita, dado que está amparada la Ley 238, lo que solicitan los vecinos y comerciantes es que se pague lo que se tiene que pagar y no un porcentaje que no alcanza para adquirir algo similar a lo que actualmente tienen.