La cinta dirigida por Carmen Guarini expone el trabajo que hace años comenzaron a realizar vecinos de Buenos Aires para recordar con placas en el suelo a las víctimas de la última dictadura militar (1976-1983).  Se la puede ver hasta el miércoles 10 en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín en dos funciones diarias.

El filme toma como pretexto la realización de un taller documental en el que participaron estudiantes extranjeros que, a través de la colocación de las baldosas, se introdujeron en la historia de crímenes de lesa humanidad cometidos en Argentina.

También destacan las diversas reacciones de los ciudadanos de Buenos Aires que se asoman a las placas y reconocen su ignorancia o incomodidad sobre los desaparecidos, y asumen su adhesión o rechazo absoluto a la construcción de la memoria.

“Las baldosas son muy importantes porque permiten que, por primera vez, los familiares tengan un lugar para llevar flores a sus desaparecidos”, explicó al término del estreno Mónica Beherán, integrante de Barrios por Memoria y Justicia.

“Calles de la memoria” se suma de esta manera al acervo cultural de Argentina, que es el único país del mundo que ha juzgado a sus propios represores gracias a que los derechos humanos son una política de Estado.

Calles de la memoria se puede ver hasta el miércoles 10 de julio a las 19.30 y 22 en la sala Lugones