El Gobierno de la Ciudad realizó cambios en el proceso de obtención de la licencia de conducir, buscando que los vecinos dejen de verlo como un trámite y puedan aprender sobre educación vial.

“La obtención de la licencia de conducir no es ni debe ser considerado un trámite más para el vecino sino un proceso de instrucción necesario. Es una instancia en la que el aspirante no sólo tiene que demostrar que está en condiciones de manejar, sino que además cuenta con los conocimientos y la capacidad de respuesta necesarios para convivir responsablemente con peatones, ciclistas y otros conductores de vehículos que se mueven por la Ciudad. Mejorar la seguridad vial en las calles tiene que ver, también, con la formación de conductores responsables”, explicó Juan José Mendez, secretario de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires, con motivo de la presentación de los nuevos requisitos para obtener la licencia de conducir automóviles y motos en la Ciudad.

Junto con los cambios administrativos se llevó a cabo la reforma de la sede central, ubicada en av. Roca 5252, buscando agilizar alrededor de 15% el proceso de renovación (de 120 a 102 minutos aprox.) y mejorando la experiencia del vecino en la obtención de su licencia de conducir. Se trata de un trabajo en conjunto entre la Secretaría de Transporte y la Subsecretaría de Demanda Ciudadana de la Ciudad que busca adaptarse a las necesidades de los vecinos para que los trámites sean cada vez más sencillos.

Para obtener por primera vez la licencia de conducir en la Ciudad el vecino debe realizar una evaluación integral para definir si es apto para manejar un vehículo en la vía pública. En este sentido, es necesario superar cuatro pasos de aprobación obligatoria (los últimos dos son los que están modificados):

1.-Presentación de documentación, firma, registro de huellas digitales, etc.
2.-Evaluación psicofísica (evalúan 4 áreas: visión, audio, psicología y médica).
3.-Instancia teórica: son dos clases formativas de 3 horas cada una o una de 6 horas, seguidas de una evaluación.
4.-Instancia práctica: el alumno deberá demostrar en la pista sus habilidades de manejo a través del despliegue de destrezas pautadas.

Examen teórico. El examen teórico para el otorgamiento de licencias ha tenido modificaciones en su contenido permanentemente conforme a los cambios en la normativa: a fines de 2014, por ejemplo, se incluyeron conceptos sobre bicisendas, ciclovías, bicicletas y la interacción de éstas con los conductores y demás actores de tránsito; pero desde 2005 no se realizaba una renovación integral del examen (cuando se digitalizó el proceso).
La nueva prueba consta de treinta preguntas que fueron modificadas en base a estándares mundiales: el alumno tendrá para cada consulta opciones múltiples de respuesta (multiple choice) y contará con 45 minutos para realizar el examen.

Objetivos
* Cambiar la concepción de un “trámite obligatorio” a la de “proceso educativo necesario”.
* Mejorar las herramientas de aprendizaje
* Evaluar una verdadera apropiación de conocimientos
* Concientizar al aspirante sobre situaciones reales en calle que no sólo abarcan la normativa sino también pautas de convivencia.

Examen práctico. La instancia práctica para aspirantes a conductores de auto incorpora, por un lado, nuevas postas de desempeño; y por otro, suma herramientas tecnológicas que transparentan el desarrollo del examen:
*Incorporación de nuevas postas de desempeño
Los aspirantes deben superar distintos niveles de destreza para aprobar el examen. La prueba anterior constaba de 4 (cuatro) instancias, que eran evaluadas por un único instructor; mientras que el nuevo práctico incorpora 2 (dos) postas que elevarán la exigencia del examen.
– Estacionamiento
– Retención de embriague en subida (NUEVA)
– Control de vehículo en bajada y rotonda (NUEVA)
– Cambio de marcha y cruce de vía
– Marcha atrás
– Zig zag con conos

Nueva tecnología: Cámaras para registrar los exámenes
Se instalaron dos cámaras en el auto de cada aspirante que rinda el examen. Una cámara está dentro del vehículo, en la que se puede observar la acción del instructor/acompañante y también la del vecino aspirante; y otra cámara fuera del vehículo, con el objetivo de evaluar, por ejemplo, a cuanta distancia estacionó del cordón, cómo realizo la prueba de conos, etc. En el caso del examen de motos, se le coloca una pechera con cámara al aspirante para evitar la pérdida de equilibrio. -Tablets: Cada instructor cuenta con una tablet, y se ubica en cada una de las 6 (seis) postas por las que debe pasar el aspirante. De esta manera, cada instructor evalúa la instancia que le toca, aumentando el nivel de objetividad de la prueba. En cada posta se pueden cometer faltas: golpear la valla, estacionar a mayor distancia de lo reglamentado, inconvenientes para realizar la marcha atrás, dificultad para estacionar a 90 grados, etc. Cada instructor está habilitado para quitar puntos, cuando el alumno pierde los primeros 4 puntos, resulta reprobado.

Objetivos
* Transparentar el proceso de toma del examen práctico tanto para el vecino como para el evaluador.
* Obtener el registro a través de un video del examen realizado de la existencia de la prueba.
* Contar con nuevas herramientas para mejorar la experiencia del vecino.

Sobre la Sede Central de Licencias de la Ciudad

La sede Roca, ubicada en el barrio de Villa Lugano, volvió a funcionar en abril de 2017 con mejoras en su infraestructura para optimizar la experiencia de los vecinos en el trámite de obtención y renovación.

En la Ciudad de Buenos Aires se emiten alrededor de 450 mil licencias por año (87,7% son renovaciones y 12,3% otorgamientos). A partir del lunes 1ro de julio, las instancias evaluadoras para obtener la licencia de conducir son más exigentes: el examen teórico tiene un cambio de enfoque, suma diferentes temáticas en el contenido, y hace que el aspirante a conductor se ubique en situaciones de contexto en calle; mientras que la parte práctica es más estricta a través de la incorporación de nuevas postas de desempeño y tecnología, lo que le da mayor transparencia al proceso.