Compartimos el mensaje de la Asociación Civil Luchemos por la vida: ¡Es época de fiestas! Podemos festejar a pleno y conducir seguros.

El alcohol es un tóxico depresor del sistema nervioso. Aunque no lo notes, un solo vaso de cerveza, vodka, fernet, vino, etc., disminuye tu capacidad de conducción, ya que:

  • Genera una falsa sensación de seguridad, que predispone a excesos de velocidad y a todo tipo de violaciones a las normas de tránsito. Altera la percepción.
  • Embota los sentidos.
  • Disminuye la capacidad de atención.
  • Se alargan los tiempos de reacción, las respuestas y maniobras se hacen más lentas y torpes.
  • La visión se ve afectada, en especial, empeora la visión periférica, la adaptación a los cambios de luz (por ej. en caso de encandilamiento), y la percepción de los tonos rojos (luces rojas del semáforo, luces de posición y las de freno)

Sólo el paso del tiempo elimina los efectos del alcohol.

El alcohol es la principal causa de muerte en accidentes de tránsito durante las fiestas.  En estos días, la posibilidad de encontrar conductores alcoholizados se multiplica enormemente, por lo que más que nunca es importante estar atento y en la plenitud de las facultades psicofísicas para conducir.

Algunas ideas que pueden ayudar:

  • Si el plan es beber alcohol, elegir a otro para conducir: dejar el auto y elegir el colectivo, tren, taxi o remís, etc., o ponerse de acuerdo con alguien que no beba y conduzca.
  • Si alguien que piensa conducir bebió alcohol, convencerlo de que no conduzca, y hacer todo lo posible para que no lo haga, y nunca subirse al auto con él.
  • Si es imprescindible conducir, disfrutar las bebidas sin alcohol.

Y para ayudar a convencer a todos, resulta fundamental que se realicen continuos controles de alcoholemia en forma regular, así como todos los días del año, impredecibles y difíciles de evitar, en ubicaciones y horarios en que se espera tengan el mayor efecto en pro de la seguridad vial. Seguidos por una sanción efectiva y disuasiva de la cual no se pueda escapar.

¡No arriesgues tu vida y la de quienes más querés! ¡Felices Fiestas sin alcohol al volante!