El Jefe de Gobierno porteño declaró, tras el traspaso de los subtes a la Ciudad, que el viaje tendría ese valor en caso de no contar con subsidios. De esta manera, habilitó la posibilidad de un nuevo aumento tras la duplicación del pasaje hace menos de un año y le pegó al gobierno nacional:  “es sorprendente que opinen del subte con el desastre que hizo en Transporte”.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, aseguró ayer que su administración continuará destinando partidas para el subte, tal cual quedó establecido en el proyecto aprobado recientemente por la Legislatura donde se contemplan subas de peajes y del impuesto a los sellos para financiar la operatividad del servicio, que también permite un endeudamiento para obras de infraestructura.

“Si no hubiese subsidio alguno, (el viaje en subte) estaría arriba de seis pesos”, dijo Macri, en declaraciones formuladas el día en que el servicio pasó a la órbita de la Ciudad.

En el proyecto aprobado el 20 de diciembre en la Legislatura, el PRO tuvo que modificar su intención de declarar “servicio público esencial” al subte, que restringía la posibilidad de los trabajadores a cumplir una huelga y penalizaba “la interferencia” de la circulación de las formaciones.

El jefe de Gobierno porteño ratificó ayer también la decisión de paralizar la línea A por 60 días para cambiar la flota de trenes belgas Le Burgueoise por nuevos trenes chinos comprados por el gobierno nacional.

Por último, Macri consideró “sorprendente” que desde el Gobierno nacional “opinen del subte con el desastre que hizo en Transporte”.