Tras varios meses de su salida de servicio,  Subterráneos de Buenos Aires anunció que recuperará los primeros siete vagones belgas La Brugeoise y un octavo fabricado por una compañía inglesa, para prestar con ellos un paseo turístico de fin de semana.

Los antiguos vagones de madera de la línea A de subte, que fueron quitados de circulación a principios de este año, podrán volver a ser disfrutados por los porteños y los extranjeros.

Estos vagones dejaron de funcionar hace unos meses cuando el gobierno de la ciudad de Buenos Aires decidió reemplazarlos por modelos de última generación con el objetivo de mejorar el servicio. Ahora formarán parte de un paseo turístico que realizaron durante 100 años pero fuera del horario de servicio durante los sábados y domingos.

 La recuperación de estos vagones incluye la limpieza y restauración de la carrocería, la decoración, la boiserie, los enlozados, los solados, los cielorrasos, las luminarias, las carpinterías de madera, los herrajes y todo el equipamiento interior y exterior. También se repararán todos los mecanismos para que puedan volver a rodar,repartidos en dos formaciones.

Uno de los vagones que será restaurado es el número 2, que junto con otros tres fue construido por la United Electric Car Company de Preston, Inglaterra, y adquirido por la compañía Compañía de Tranvías Anglo Argentina para la Línea A del subte. Allí prestó servicio desde 1913 hasta 1977. Los otros siete coches forman parte de la flota construida entre 1911 y 1919 por la compañía La Brugeoise et Nicaise et Delcuve de la ciudad de Brujas, Bélgica.