Se cumplieron siete años de la desaparición del albañil que fuera testigo clave en el juicio contra Miguel Etchecolatz. Se lo recordó con diferentes actos en La Plata y la ciudad de Buenos Aires.  Con la consigna “Siete años de impunidad y encubrimiento: el Gobierno es responsable“, las organizaciones reclamaron la reactivación de la investigación y la aparición con vida del testigo.

Se cumplieron ayer siete años de la desaparición de Julio López. Distintas organizaciones políticas y de derechos humanos protagonizaron, junto a sus hijos, una movilización para reiterar el pedido de justicia ante la falta de esclarecimiento del caso. López, como se sabe, era un testigo clave en el juicio que se seguía contra el ex comisario Etchecolatz.

En La Plata, la principal  marcha de reclamo partió desde la Plaza Moreno hacia la Plaza San Martín, con el objetivo de recordar el día en que López desapareció cuando salía de su domicilio en la localidad de Los Hornos, para dirigirse a los tribunales platenses a presenciar la audiencia de alegatos. Los organismos de derechos humanos que convocaron a la manifestación -HIJOS-La Plata y la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, más el MST, el Frente de Izquierda de los Trabajadores, el Partido Obrero, Quebracho y el Frente Darío Santillán- pidieron la “aparición con vida de López”. Además, reclamaron “basta de desaparecidos en democracia, juicio y castigo a los responsables” y cuestionaron lo que consideran “una trama extensa de complicidades” que impiden que avance la causa en la que no existen procesados ni detenidos.

También fue colocada una baldosa blanca con el nombre de López en puerta de la casa del albañil desaparecido a modo de “marca urbana de la memoria”. El homenaje, del que participaron la esposa y el hijo del testigo junto al intendente Pablo Bruera, se realizó en la puerta de la casa de Julio López, ubicada en 69 y 140 de Los Hornos.

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires también se realizó una marcha desde el Congreso hacia la Plaza de Mayo de la que participaron organismos defensores de los derechos humanos y agrupaciones políticas y estudiantiles. La consigna “Sin López no hay dékada ganada” apuntó directamente al gobierno nacional como responsable de la causa, en especial por tratarse de un gobierno que pregonó desde el primer día la causa de los derechos humanos.

Jorge Julio López fue secuestrado y desaparecido por primera vez durante la última dictadura cívico militar y se presentó como testigo en el juicio oral y público contra el excomisario Miguel Etchecolatz que se realizó en la ciudad de La Plata.  El 18 de septiembre de 2006, el día en que se producían los alegatos de su querella pidiendo la condena por genocidio y la perpetua para el represor, como finalmente fallaron los jueces, desapareció nuevamente y desde entonces nada más se supo de él.