Fue presentado en la  comisión de Derechos Humanos de la Legislatura porteña y busca que se  brinde cobertura de salud, inserción laboral, ayuda para terminar los estudios y la actualización del subsidio que desde 2005 está congelado en 600 pesos. 

Desde el año 2005, los subsidios que reciben por parte del Gobierno de la Ciudad está estancado en $600 e incluye avíctimas sobrevivientes o familiares de víctimas fatales de trágico suceso ocurrido el 30 de diciembre de 2004, resultando beneficiarios quienes en su momento se inscribieron en el “Registro Oficial de Familiares de Víctimas y Sobrevivientes de la Tragedia”.

Dos iniciativas fueron presentadas en el último tiempo, una por parte de la legisladora Laura García Tuñón, de Buenos Aires Para Todos, y otra por parte de Juan Cabandié, del Frente Para La Victoria. Luego del tratamiento que se realice en la Comisión de Derechos Humanos, el proyecto unificado pasará a la Comisión de Presupuesto.
Lo que se discute, según se registra en el proyecto, es “establecer de manera integral las prestaciones de salud, educación, inserción laboral y asistencia económica a los damnificados”. Además, otro de los puntos en disucsión esreconfeccionar un nuevo padrón de beneficiarios de la ley para que puedan incluirse víctimas que jamás reclamaron u otras que fueron dadas de baja arbitrariamente del padrón por el Gobierno de la Ciudad.
Según el proyecto de Laura García Tuñón, el monto de la reparación vitalicia “será equivalente al fijado como Salario Mínimo Vital y Móvil por el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil, o su equivalente en el futuro”.
En tanto, en los considerandos se amparan para esta iniciativa “en el principio de solidaridad social y en el convencimiento de que el Estado debe atender las consecuencias de un siniestro, que por omisión, ayudo a generar”.
“Esta tragedia arrojó un saldo de víctimas, familiares y sobrevivientes, que son una herida abierta en nuestra sociedad y corresponde al Estado reparar, en lo posible, sus consecuencias, además de otorgar visibilidad y memoria permanente a sus víctimas, por sobre todas las cosas, para que esto no vuelva a ocurrir”, expresó Tuñón.