Una expo, dos miradas

Se inauguró Expo Empleo Joven 2017, una concurrida exposición para quienes buscan empleo. Mientras Macri y Larreta celebraron la gran concurrencia, desde la izquierda se criticó las condiciones precarias a las que deben someterse los jóvenes que buscan ingresar al mercado laboral. Testimonios de los políticos y de los jóvenes que asistieron a la primera jornada.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, inauguraron este martes al Expo Empleo Joven 2017, que se desarrollará entre hoy y mañana en el Pabellón Amarillo del predio ferial La Rural.Al destacar la cantidad de participantes que se inscribieron, Macri sostuvo que “están buscando ese lugar en el mundo, cuál es el rol que les espera en la Argentina para desarrollarse, para aportar” y agregó: “Y es un poco lo que le pasa a la Argentina, después de tantos años de aislamiento, hemos vuelto al mundo”.

El evento está destinado a jóvenes de entre 19 y 29 años, sean o no residentes de la Ciudad, que tendrán oportunidades de insertarse laboralmente y desarrollarse en lo profesional en las empresas más importantes del país. En total participarán unas 200 firmas con 10.000 ofertas de trabajo.

“El mundo sabe que los argentinos somos capaces, somos talentosos, somos creativos. Lo que nos ha faltado durante muchos años es organizarnos, es realmente poner reglas de juego y respetarlas. Y en eso ir generando algo que es fundamental en cualquier orden de la vida, que es la confianza”, sostuvo el Jefe de Estado.

Macri también destacó que “el secreto de hoy es nunca dejar de capacitarse, siempre tener inquietudes” y enfatizó: “Lo que te levanta el autoestima, lo que te hace ser quien sos, es tu trabajo. Es ahí donde vos intercambiás, conocés gente, generás respeto, trabajás en equipo y vas creciendo”.

A su turno, Rodríguez Larreta valoró que “haya más de 100.000 inscriptos en la expo muestra que realmente los chicos la ven como una movida válida para ayudarnos en este primer paso de la búsqueda del primer trabajo”. “Estamos convencidos que el futuro de la Argentina es más y mejor trabajo, y que con experiencias y ámbitos como este podemos ayudarlos a eso”, aseguró.

El Jefe de Gobierno porteño consideró que “lo más fuerte es romper la inercia y arrancar con el primer proyecto y el primer trabajo”, al tiempo que destacó que “está muy bueno que hayan venido chicos que el año pasado consiguieron trabajo porque el contarle cómo fue la experiencia a otros que recién están empezando, también los ayuda a envalentonarse”. “La promoción del trabajo es una de nuestras responsabilidades y ayudarlos en esta etapa es fundamental”, ratificó.

De la presentación también formó parte el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, quien remarcó que “este año tenemos más de 10.000 oportunidades laborales muy variadas” y “esperamos conseguir más puestos de trabajo y oportunidades para potenciar los sueños de cada uno de ustedes”.

El evento es realizado por la Dirección General de Políticas de Juventud, y entre las actividades previstas hay: entrevistas grupales “Assessment Center”; stands con representantes de Recursos Humanos de las empresas más importantes del país, junto con áreas del Gobierno de la Ciudad y organizaciones de la sociedad civil; reuniones con líderes de empresas, además de conferencias y charlas motivacionales.
Testimonios: cuando no todo lo que brilla es trabajo 

Más allá de las críticas a la calidad de trabajo que se ofrece, si esta es una propuesta dirigida a los jóvenes o en realidad disimula una buena fuente de mano de obra barata para las grandes empresas amigas del poder, destacamos algunos testimonios de quienes se acercaron buscando una oportunidad. De modo de contrastar las palabras de los políticos con la gente de a pie. Agradecemos la gentileza del sitio La Izquierda Diario que los recogió y publicó.

Ezequiel tiene 19 años y se vino desde Rafael Castillo, zona oeste del conurbnano. Se levantó a las 6:30 para tomarse un mate y arrancar. Le esperaba un viaje de dos horas y media hasta el barrio de Palermo. Su primera sensación al llegar, como la de muchos, fue de sorpresa por la interminable y confusa fila que iba a tener que hacer junto a decenas de miles de pibes que están en una situación similar.

La cola alcanzaba las 6 cuadras. Era como un caracol, una fila que serpenteaba y daba una vuelta sobre sí. En una misma vereda, la misma fila pasaba tres veces. Los primeros minutos de cada pibe que llegaba, se le iban en tratar de entender dónde empezaba y dónde terminaba. Algunos, tuvieron que hacer la fila dos veces, porque cuando llegaban a la puerta les decían que no podían entrar porque no se habían inscripto previamente en la página web. “Inscribirse ¿para qué?, al pedo, si adentro no te daban nada”, cuestiona Francisco.

Ezequiel hizo la fila en tres horas y media. Para él la situación económica es preocupante. Su viejo “se está deslomando trabajando de albañil”, mientras que su vieja sufre de artrosis después de una vida como obrera textil y la plata no alcanza para nada. Su expectativa es conseguir su primer laburo en blanco. A pesar de su corta edad, lleva años haciendo changas, alguna más “estable” que otra: ayudante de albañil, ayudante de carnicería, lavando autos y desde muy chico, trabajando junto a su vieja. Ezequiel quiere trabajar para aportar plata a su casa. “Ya da cosa pedir plata a mis viejos, de salir olvidate, no les puedo pedir”, explica.

“Me ofrecieron una pasantía no rentada de 1año, para luego quedar efectiva, en Phillips Morris. No lo podía creer, una locura. Son joda.” Jésica.

 

“No tengo ni idea de cómo me va a ir con esto”, fueron sus palabras al salir de la Expo. Entró y se llevó una desilusión. Participar de la Expo prácticamente se trataba de recolectar direcciones de mails para mandar el CV por internet. Se iba con las manos vacías de propuestas concretas, pero llenas de folletos. La misma desazón tenía Francisco al salir. “Me vuelvo con todos los papeles que traje. Para esto hubieran hecho una página donde cada uno subía su CV y no te tenías que venir hasta acá y comerte esta cola”, decía.

 

Fuentes: Prensa CABA  – La izquierda diario