Volver a los 90


El 2×1 que la Corte Suprema de Justicia otorgó a los genocidas de la última dictadura recuerda las políticas de impunidad de esa década y, además, demuestra que la justicia siempre se acomoda a los tiempos, acompañando al poder político de turno.
Ayer se conoció el fallo de la Corte y rápidamente diferentes actores políticos salieron a repudiar el beneficio otorgado a genocidas, en un radical cambio de criterios con respecto al mismo obrar de la Corte en casos anteriores.
Juan Carlos Giordano, Diputado Nacional de Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda, señaló: “Es un fallo aberrante que va a favor de la impunidad para los genocidas. Es una barbaridad que la corte suprema considere el beneficio del 2×1, una ley ya derogada, para militares genocidas que torturaron y desaparecieron a 30.000 luchadores. Este fallo se suma al beneficio de la prisión domiciliaria para Etchecolatz y otros represores. Nos sumamos al repudio ya expresado por Nora Cortiñas, Tati Almeida, Estela de Carlotto y demás referentes de los derechos humanos y reclamamos la nulidad del fallo.”

Giordano finalizó: “Con este fallo la corte se alinea con el gobierno de Macri que desconoce el número de desaparecidos y también con la iglesia católica que pugna por una “reconciliación” con los genocidas. No hay reconciliación posible con quienes llevaron adelante un plan sistemático de desapariciones, torturas y robos de bebes para imponer un plan económico al servicio de las multinacionales norteamericanas. Desde la izquierda seguiremos luchando junto al Encuentro Memoria, Verdad y justicia contra este fallo aberrante y por cárcel común y efectiva para todos los genocidas”.

En ese sentido, desde los organismos de derechos humanos de las provincias se dio a conocer un comunicado de total repudio donde se expresa que: “Vemos con preocupación este fallo que significa un enorme retroceso en materia de derechos humanos y que sienta un precedente que ataca directamente los pilares de Memoria, Verdad y Justicia.
Desde cada una de las provincias que representamos, apoyamos el histórico reclamo de justicia de los organismos de derechos humanos y sostenemos que las condenas por delitos de Lesa Humanidad deben ser ejemplificadoras. Quienes integraron un plan sistemático de apropiación de menores, tortura, violación, asesinato y desaparición no son dignos de ningún beneficio, sino que deben marcar un antes y un después en nuestra historia, sancionando tales crímenes con una condena ejemplificadora, para que Nunca Más permitamos tales atrocidades en nuestra patria.
En tal lamentable contexto, pedimos al Gobierno Nacional, en especial al Ministro de Justicia Garavano, que se expida al respecto de tan repudiable fallo y que se lleven a cabo las medidas pertinentes, hasta las últimas instancias para evitar este retroceso en Memoria, Verdad y Justicia.”

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, manifestó su repudio y sostuvo que “Estoy indignada, sorprendida y nos están destruyendo en nuestra salud física, porque la mental, felizmente, no la van a poder destruir”, en declaraciones a radio AM 750.

La titular de Abuelas consideró “tremendo” que “en esta lucha, en la que tanto falta todavía, tengamos estos retrocesos terriblemente enormes”. “¿Qué clase de delitos de lesa humanidad se constituyen en un genocidio del terrorismo de Estado cuando los equiparan a cualquier preso cmún que roba una gallina, pan, o leche para los hijos?”, se preguntó, al calificar el fallo de “abominable”.