Subtes: no funcionará la línea A por dos meses

Así lo dispuso el gobierno porteño en una de las primeras medidas desde el traspaso. Es por la renovación de unidades que realizaría la empresa para mejorar la seguridad de la línea más antigua de la Ciudad.  “Sacar toda la flota y colocar una nueva demanda 24 horas”, sostuvo ayer Roberto Pianelli, secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y el Premetro (Agtsyp). ¿Es necesario interrumpir el servicio?

El gobierno porteño anunció hoy que la línea A del subte dejará de funcionar en la primera quincena de enero por un plazo de hasta 60 días para la adaptación de nuevas formaciones, mientras los metrodelegados advirtieron que se busca un “shock publicitario”.

El presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Juan Pablo Piccardo, dijo que la interrupción del servicio se debe a que las formaciones “tienen una tensión distinta a las que circulan hoy” y manifestó que por eso “no podemos ir sumando las formaciones nuevas de a una”.
El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, sostuvo también que una de las razones del plazo es que hay adaptar la tensión, de 1.500 a 1.100 voltios, en los vagones que fueron adquiridos por gestión del ministro de Planificación Federal, Julio de Vido.

Los vagones de origen chino, fabricados por la empresa CNR, funcionan con 1.500 voltios de corriente, pero la línea A tiene un circuito de 1.100.
Macri sostuvo que el cierre de la línea se realizará para las tareas de reemplazo de los coches que circulan entre las estaciones Carabobo-Plaza de Mayo, de origen belga, con casi cien años de antigüedad.
Asimismo, destacó que la medida busca “mejorar la calidad y la seguridad del servicio”, resaltó que la adecuación técnica de la línea llevará “un mínimo de 15 días y un máximo de un mes y medio, dos meses”, y prometió poner en marcha un sistema de transporte alternativo.
“En la línea A la inversión no será tan grande porque se van a usar coches que ya se habían comprado en China, que ya están en Argentina”, advirtió.

Voces en disonancia

“Sacar toda la flota y colocar una nueva demanda 24 horas”, sostuvo ayer Roberto Pianelli, secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y el Premetro (Agtsyp), tras conocerse la decisión del gobierno porteño de cerrar la línea A de Subtes entre 15 días y dos meses para el recambio de vagones. El dirigente acusó al macrismo de aplicar “un shock publicitario” con la toma de posesión de la red desde el 1º de enero. Flavio Baigorria, delegado sindical de la línea A, se mostró “de acuerdo con renovar la flota” pero coincidió con Pianelli. “No es necesario el cierre total” de este ramal para realizar ese recambio.

Pianelli aseguró que dejar sin funcionamiento la línea A para renovarla completamente ya “sería un disparate”, ya que “el señalamiento, la parte eléctrica y las vías de ese ramal fueron renovados en 2008”. Y agregó: “Lo único que hay que cambiar son los trenes y el voltaje, porque estos trenes vienen a otro nivel de energía, un trabajo que se hace en un día, y si quisieran cambiar la usina, como mucho puede demorar tres días”. Pianelli puso como ejemplo que todas las formaciones de la línea C, que antes estaban en la línea D, “se trasladaron a la noche y nunca nadie se enteró”.

“Las vías, que son el lugar más sensible, se cambiaron en la línea A hace tres años a la noche y para eso se abría el ramal una hora más tarde, en vez de a las 5, a las 6 de la mañana”, explicó Pianelli.